¿SE PUEDE CUIDAR EL CEREBRO?

Hoy se conmemora el Día Mundial del Cerebro, fecha que busca reconocer los síntomas de enfermedades neurológicas que afectan al 16% de la población. El cerebro es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo.

Hay factores biológicos, como la edad y la genética, que llevan al deterioro cognitivo. Sin embargo, también existen causas médicas y psicosociales que también pueden influir en este deterioro. En esta línea, las enfermedades físicas, la pérdida de vitaminas, sedentarismo, obesidad, tabaquismo, problemas de tiroides, el aislamiento social, la depresión, el stress, entre otros, son factores que afectan directamente al cerebro en algunas de sus funciones.

Sin embargo, también existen factores de riesgos que impactan sobre el cerebro y que son modificables y controlables. Por un lado, es importante mantener vigilados los factores cardiovasculares y promover la estimulación cognitiva, la actividad física aeróbica y anaeróbica, al menos 30 minutos al día.

Además, día a día, existen pequeñas acciones que ayudan a mantener el cerebro más saludable:

-   Estar orientado temporalmente (fecha, día, mes, año)
-   Informarse con conocimientos de la realidad
-   Leer asiduamente y realizar comentarios sobre ello
-  Tomar nuevos caminos a lugares conocidos
-  Intente recordar qué comió el día anterior
-  Ser organizado con los objetos de valor. Tener un solo lugar para las llaves, uno para los anteojos, otro para el celular, etc.
-  Modificar la ubicación de algunos elementos (no imprescindibles) del hogar, como por ejemplo, el orden de los cajones de la cocina.
-  Tratar de evocar la mayor cantidad de detalles posibles sobre una película que vio el día anterior
-  Realizar cálculo mentalmente, sin frustrarse, como un juego
-  Mantener una vida social activa
- Incorporar técnicas de relajación para aplicar en momentos de ansiedad o de estrés
-  Realice ejercicios mentales que permitan mantener la mente activa, por ejemplo, sopa de letras, sudoku, entre otro.

Servicio de Neurología


*Ante la aparición de algún síntoma, consulte con un médico especialista