La Medicina Social desde la Terapia Ocupacional

Hoy se conmemora el Día Nacional de la Medicina Social en honor al nacimiento del Dr. René Favaloro. Esta rama analiza las especifidades individuales y grupales en el contexto social e integral que el paciente se desarrolla. En este sentido, según Favaloro: “El paciente es una persona y como tal tiene tres dimensiones de existencia: una comprende su fisiología, anatomía y estructura; otra, sus sentimientos, emociones, afectos y pensamientos –todo lo que hace a la psiquis en forma general– y la tercera representa sus relaciones con los otros seres humanos y su posición dentro de la red social. El paciente es la fusión indisoluble de estas tres dimensiones. Es antinatural pretender separar la mente –si se quiere, el alma– del cuerpo del paciente. Como todo está íntimamente relacionado, una palabra, un acto, un gesto son capaces de cambiar, en cierto modo, nuestra fisiología. Una frase o un abrazo pueden herir o reconfortar nuestra salud”.

Desde la Clínica Universitaria Reina Fabiola asumimos el compromiso de atender al paciente desde una mirada integral y situada. En esta línea, conversamos con la Lic. Alejandra Tuljak, jefa del Servicio de Terapia Ocupacional (T.O.) y con las Lic. T.O. Paula Berardo y Lic. T.O. Mercedes Cegna, quienes resaltaron cómo esta especialidad considera al ser humano como ser ocupacional, inmerso en una comunidad o grupo social determinado en el cual desempeña.

Al momento de plantear un tratamiento, reflexionaron las terapistas, se tienen en cuenta todos los aspectos individuales que hacen al desempeño de una persona, atravesada y condicionada por factores sociales, económicos, históricos y culturales; factores que constituyen el contexto de pertenencia de esa persona. 

Las ocupaciones del ser humano, entendidas como todas aquellas actividades que las personas realizan desde el inicio hasta el final del día, como por ejemplo: alimentarse, vestirse, trabajar, jugar, etc., se ven impactadas por las condiciones sociales y económicas, generando situaciones que favorecen más o menos su salud.

Cualquiera sea el área desde donde se trabaja  -prevención primaria, rehabilitación neurológica, traumatológica, reumatología, oncología, salud mental, recalificación laboral, poblaciones en riesgo social, etc.- y cualquiera sea el grupo etario - pediatría, adultos, adultos mayores-, desde T.O. siempre se tiene en cuenta como factor fundamental y determinante de la salud al entorno/ambiente en que la persona se desempeña; ya que será lo que defina la realidad cotidiana de ese sujeto y por lo tanto su desempeño ocupacional.

Al momento de plantear, por ejemplo, objetivos en un plan de tratamiento junto a la persona, se consideran las características del medio sociocultural que configura el día a día de ese individuo con quién se está trabajando, porque este contexto ofrecerá posibilidades o limitaciones para que puedan conseguirse aquellos objetivos planteados, permitiendo (o no) que pueda realizarse según sus expectativas, deseos y necesidades.

Desde Terapia Ocupacional, consideramos que el aspecto social es una variable de contención de nuestros pacientes/ poblaciones, el contexto real condicionará entonces el proceso de recuperación, rehabilitación o desarrollo.