CONSEJOS PARA CUIDAR LA FERTILIDAD

Junio fue designado como el mes de la Fertilidad Humana por la Asociación Americana de Fertilidad con el objetivo de concientizar y desestigmatizar dentro de la sociedad el concepto de infertilidad y así poder combatir los estereotipos o mitos respecto al tema.

Se define como infertilidad a la incapacidad de una pareja de lograr una concepción después de un año de relaciones sexuales sin protección anticonceptiva. Los factores que la ocasionan son  diversos. Se estima que en un 30% podrían ser de origen masculino, 30% femenino, 30% mixto y un 10% de causa no aparente.

Para conocer la causa y su tratamiento es necesario realizar una consulta médica en la cual se evalúe qué es lo que está impidiendo la concepción. Las posibilidades de tratamiento son muy variadas y dependen de la etiología de la infertilidad. En nuestra institución contamos con un Departamento de Medicina Reproductiva, el cual se encarga del abordaje de las parejas con problemas de fertilidad no solo desde lo clínico, sino también desde la contención humana que requiere el proceso.


¿Cómo cuidar nuestra fertilidad?

Las estadísticas de los últimos años indican un aumento de la incidencia de esta patología, que podría relacionarse con múltiples variables como la postergación de la maternidad, los mayores índices de infertilidad masculina y el aumento de las enfermedades de transmisión sexual.

Existe un decálogo de recomendaciones de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER) sobre el cuidado de la fertilidad:

- Realizar control ginecológico anual
- Vacunarse contra la rubéola en mujeres mayores a 15 años (en caso de no haber recibido la  vacuna en la infancia)
- Peso adecuado
- No fumar, ni consumir drogas o alcohol en exceso
- Conocer el período de fertilidad femenina
- Considerar el riesgo asociado a un embarazo tardío
- Realizar consultas médicas a tiempo frente a diversos signos de alerta (dolores menstruales intensos, dolor con las relaciones sexuales)
- Comer sano y realizar actividad física
- En pacientes oncológicos preservar tejido (óvulos, espermatozoides, tejido ovárico), antes de someterse a tratamientos de quimio o radioterapia
- Usar anticonceptivos de barrera como el preservativo para evitar enfermedades de transmisión sexual

En este marco es importante no solo hablar de infertilidad, sino también de las maneras en las que se puede cuidar y preservar la fertilidad. Como queda claro en el decálogo, el cuidado de la fertilidad depende fundamentalmente de llevar una vida sana y prevenir todo aquello que pueda ponerla en riesgo, como son las enfermedades de transmisión sexual.

En esta misma línea, desde hace años y gracias al avance de la ciencia, se puede congelar no solo semen, sino también óvulos. Esto cobró importancia en los pacientes oncológicos, ya que pueden guardar sus gametos antes de comenzar con quimio o radioterapia, tratamientos que ponen en riesgo su fertilidad. Pero no solo en los casos oncológicos se usan estas técnicas. Hoy es cada vez más frecuente la preservación de fertilidad en pacientes que postergan su fertilidad por motivos sociales.

En el caso de las mujeres, pueden realizar una consulta con los profesionales de Medicina Reproductiva de nuestro Servicio de Ginecología y Obstetricia para conocer su reserva ovárica y de acuerdo a su edad evaluar la necesidad de realizar algún tipo de tratamiento o simplemente quedarse tranquila de que todo está bien.