CÁNCER DE PRÓSTATA: EL MÁS COMÚN ENTRE LOS HOMBRES, CON ALTO PORCENTAJE DE CURACIÓN

Cada 11 de junio se conmemora el Día Mundial del Cáncer de Próstata. Esta efeméride busca concientizar y sensibilizar a toda la sociedad sobre dicha enfermedad y resaltar la importancia del diagnóstico precoz y sus opciones terapéuticas. Desde la Clínica Universitaria Reina Fabiola (CURF) pretendemos potenciar este mensaje y  su lucha.

El cáncer de prostata es el más frecuente en hombres y la tercera causa de muerte por cáncer en el mundo. Se puede clasificar en tres grandes grupos, como patología de bajo riesgo, riesgo intermedio o alto riesgo. Esto dependerá de la anatomía patológica, el nivel  de antígeno y el tacto rectal al momento del diagnóstico.

No están bien definidos todos los factores de riesgo para el cáncer de próstata, pero se detallan tres que podrían tener mayor relación con el padecimiento de esta enfermedad. Estos son:

La edad, a mayor edad aumenta el riesgo.
Origen étnico, porque es más frecuente en las personas afroamericanas que en los blancos e hispanos.
La herencia, con un familiar de primer grado que haya padecido esta patología (hermano, padre o tío) se duplica el riesgo.

Signos, síntomas y diagnóstico.

Hasta estadios avanzados es una enfermedad asintomática, por lo que los controles periódicos cobran vital importancia para poder detectarlo a tiempo y realizar un tratamiento curativo. Es importante realizarse los controles porque, además de ser el cáncer más frecuente en hombres, tiene una alta tasa de curación, por lo que un diagnóstico precoz salva vidas.

Es por ello, que se recomienda un control anual en hombres desde los 40 años con antecedentes familiares de cáncer de próstata, o desde los 50 años si no los tienen. Para que el chequeo sea completo debe incluir examen físico y análisis de sangre.

Tratamiento

Dentro de las opciones terapéuticas se encuentran la cirugía radical. La importancia de la detección precoz radica en que si la enfermedad se diagnostica en estadios localizados la tasa de curación superan el 80%, dependiendo cada caso en particular.  

Luego de la intervención quirúrgica, es importante realizar un seguimiento estricto mediante el antígeno prostático específico, para detectar de forma precoz posibles recidivas de la enfermedad.

 

Servicio de Urología