¿TODAS LAS LECHES SON IGUALES?

Desde el 2001, cada 1 de junio, se celebra el Día Mundial de la Leche, fecha dispuesta por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) para generar conciencia sobre la importancia que este alimento tiene para el crecimiento y desarrollo humano. En este marco, el Servicio de Nutrición de la Clínica Universitaria Reina Fabiola (CURF), reflexiona sobre los beneficios de la leche y qué sucede con las llamadas “leches vegetales”.

¿Qué aporta la leche vacuna?

  • Es la principal fuente de calcio, fósforo, zinc, magnesio y potasio.
  • Contiene proteínas de alto valor biológico y de muy buena digestibilidad.
  • Hidratos de carbono como la lactosa, facilitadora de la absorción de calcio. Cabe destacar que hay en el mercado leches reducidas en este nutriente para personas intolerantes a la lactosa.
  • En diferentes proporciones, aporta grasa. Hoy el mercado ofrece leches que contienen desde un 0% hasta un 3% de grasa en 100 ml. Desde el Servicio de Nutrición, se recomienda que la población adulta consuma leches descremadas, es decir, las que contienen un tenor graso igual o menor a 1.5%.
  • Contribuye con vitaminas liposolubles, es decir que pueden disolver en grasas y aceites, como la A y D y vitaminas hidrosolubles, que se disuelven en agua, como las C, B1, B2, B3,  B9 (ácido fólico) y B12
  • Contiene agua aproximadamente en un 90%
  • Además, existen leches fortificadas en vitaminas y minerales como hierro y vitamina D, importante para paliar enfermedades como anemia y osteoporosis.

¿Cuáles son los beneficios de su consumo?

Es uno de los alimentos esenciales para el crecimiento y desarrollo de la persona.

No solo beneficia la formación de huesos y dientes más fuertes, sino que también ayuda a prevenir y tratar enfermedades óseas, como osteoporosis.

Contribuye a reforzar el sistema de defensa del organismo.

Interviene en el control de la presión arterial y en la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Aunque no reemplaza el consumo de agua, contribuye a la hidratación de la persona.

Gracias a que posee aminoácidos precursores de hormonas del sueño, ayuda a estar relajado y dormir mejor.

¿Cuánto consumir?

Se recomienda consumir tres porciones diarias. Se considera una porción a un vaso mediano de leche o un pote de yogur o una rodaja de queso cremoso del tamaño de un mazo de cartas o una cucharada tipo postre de queso cremoso.

¿Qué sucede con las leches vegetales?

El consumo de bebidas elaboradas a partir de distintos ingredientes vegetales como cereales, leguminosas y frutos secos, es cada vez mayor en diversos sectores de la población. Las principales variedades comercializadas son bebidas a base de arroz, de avena, de soja, de almendras y de distintos tipos de nueces.  Entre los principales consumidores se encuentran los vegetarianos, veganos, personas con celiaquía, con intolerancia a la lactosa, con alergia a proteínas lácteas o de soja, que consumen alimentos orgánicos o ecológicos, entre otros.
Las bebidas vegetales, mal llamadas "leches" generan confusión entre los consumidores que suponen que son productos equivalentes a la leche de origen animal. En función de esto, algunos sectores de la población reemplazan la leche de vaca por estos productos de manera errónea, ya que no aporta la misma cantidad de nutrientes.