POR. DR. NOVOA PABLO

Todos los años, el segundo jueves de marzo se celebra el Día Mundial del Riñón. El lema que acompaña a la campaña de este año es: “Salud Renal para cualquier persona, en todos lados”.  En diálogo con el jefe del Servicio de Nefrología, Dr. Novoa Pablo, nos explicó que el lema apunta a que todos tengan acceso al control de la salud de sus riñones.

La salud renal se encuentra fuertemente ligada a la diabetes y a las enfermedades cardiovasculares como la hipertensión, enfermedades coronarias, enfermedades periféricas o cerebrovasculares. En relación con esto, el especialista aseguró que el 70% de los pacientes que se realizan diálisis sufren diabetes y/o hipertensión. Por su parte, los cálculos (litiasis renal) tienen bajo impacto como enfermedad crónica. Para Novoa, “nadie debería llegar a una insuficiencia renal por litiasis”.

Existen diferentes niveles de enfermedad renal. La etapa temprana, es asintomática y por eso es importante realizarse los controles. “El 17% de los argentinos tiene algún daño renal y muchos lo desconocen”, sentenció. Según Novoa, quienes constituyen grupos de riesgos deberían realizarse un control de glucosa, creatinina y análisis de orina una vez al año. Además, se deberían medir la presión arterial con frecuencia. Para el especialista, estos controles son fundamentales para detectarla tempranamente y comenzar a tratarla.

En las etapas avanzadas, se puede llegar a trasplantes o diálisis. En Córdoba se realizan más de 200 trasplantes por año, lo que nos posiciona como la segunda provincia con mayor cantidad de trasplantes de riñón. Por su parte, las diálisis pueden realizarse en centros de salud o de manera ambulatoria. Actualmente, en la CURF se realizan hemodiálisis agudas.

¿Cuáles son los grupos de riesgo?

Novoa determinó como grupo de riesgo a aquellas personas que cumplan al menos una de las siguientes características y aconsejó que, de pertenecer a dicho grupo, se realicen los controles pertinentes de glucosa, creatinina y presión sanguínea correspondientes. Este control, debe hacerse una vez al año.

  • Personas con antecedentes de patologías cardiovasculares (corazón, cerebro, riñón y vasos periféricos).
  • Diabéticos.
  • Personas mayores de 55 años.
  • Personas con antecedentes de enfermedades renales propios o dentro del grupo familiar. Por ejemplo, la poliquistosis se presenta en el 50% de la descendencia.
  • Personas que consumen antinflamatorios de forma crónica.

 

¿Cómo cuidar los riñones?

  • Evitando el sobrepeso y conductas nocivas para la salud como el consumo de sal y grasas Haciendo actividad física.
  • Consumiendo, al menos, dos litros de agua por día.
  • No consumiendo antinflamatorios, los cuales son tóxicos para los riñones.