Nuevo ecógrafo: tecnología de vanguardia para cirugías de alta complejidad

En Clínica Universitaria Reina Fabiola (CURF) estamos comprometidos en brindar un servicio de excelencia asistencial y humana, centrando nuestras acciones en la persona y su familia. Para ello, trabajamos permanentemente en la actualización y desarrollo tecnológico, en la especialización de los servicios y en la aplicación de procesos para cumplir con los más altos estándares de seguridad y calidad de atención.

 

En consonancia con esto, la CURF realizó una importante inversión al adquirir un Ecógrafo marca Esaote, modelo Omega. La particularidad de este equipo es que está equipado con sondas específicas para realización de procedimientos quirúrgicos mínimamente invasivos y a cielo abierto de extrema complejidad. 

 

De esta forma, la Clínica se convirtió en la segunda institución de salud del país en contar con un Ecógrafo de última generación para la realización de cirugías. A su vez, el Departamento de Cirugía de la CURF cuenta ahora con la más alta tecnología en ecografía laparoscópica de toda la provincia de Córdoba.

 

¿Por qué este equipo es tan importante?

La adquisición de este nuevo sistema de ultrasonido de alta gama es un evento de suma importancia ya que su uso brinda beneficios tanto al profesional como al paciente. Las características técnicas de este ecógrafo permiten que su uso sea ágil y brinda una mayor eficacia al diagnóstico, ya que permite obtener imágenes con máxima resolución. A su vez, cuenta con sondas especialmente diseñadas para ser utilizadas en procedimientos complejos oncológicos y abdominales mínimamente invasivos

 

¿Qué beneficios se obtienen con el uso de estas sondas?

Para realizar una ecografía, el profesional utiliza una sonda o transductor que emite ultrasonidos. Al colocar el transductor sobre una superficie (por ejemplo, una parte del cuerpo), las ondas de sonido viajan a través de los tejidos. A medida que avanzan, parte de ellas son reflejadas en forma de ecos. El transductor recibe estos ecos y los envía para ser procesados en el equipo (ecógrafo) y crear una imagen llamada ecografía.

 

Las sondas de este equipo, al ser utilizadas durante una cirugía, ayudan al profesional a realizar un procedimiento más seguro y beneficioso para el paciente. Esto se debe a las características que poseen:

 

  1. Sonda Laparoscópica Esaote L3-14Mhz

Esta sonda permite el acceso mínimamente invasivo de un transductor de ultrasonido de alta frecuencia (3-14 Mhz) que puede ser situado directamente sobre el órgano de interés. De esta forma, el cirujano consigue una imagen anatómica y funcional inmejorable gracias a la gran sensibilidad que posee el equipo. 

 

Es fundamental para detección de lesiones muy pequeñas, para relación de lesiones con estructuras vasculares, para guiar tratamientos ablativos por radiofrecuencia a nivel hepático, paliativo y para cirugía curativa de órganos sólidos abdominales. A su vez, es indispensable para la realización de cirugías abdominales de alta complejidad, ya que permite un acceso mínimamente invasivo de la cirugía oncológica y para abordar el hígado, la vía biliar, el páncreas, otros órganos sólidos (como el riñón o el bazo) e incluso órganos ginecológicos.


 

  1. Sonda para ecografía hepática Intraoperatoria Esaote IOT 34

Según indicaciones de expertos reconocidos a nivel mundial, la sonda hepática para cirugías a cielo abierto, fue diseñada por la firma Esaote en Milán, Italia específicamente para este fin.

 

Por su tamaño pequeño, su ergonomía específica y la angulación de los haces de ultrasonido, esta sonda, confiere al cirujano, en una intervención a cielo abierto, la ventaja de acceder a regiones anatómicas, o zonas, llamadas "altas" del hígado. Esto permite hacer cirugías de extrema complejidad, preservando el parénquima y estructuras funcionales. A su vez, posibilita al cirujano el reconocimiento de la anatomía vascular, así como la detección y localización de las lesiones con respecto a la vasculatura del hígado. En otras palabras, confiere alta sensibilidad diagnóstica y resolutiva  in situ, que de otra forma sería imposible.

 

Por versatilidad tecnológica de la marca Esaote, al ecógrafo le agregaron más funcionalidades para la realización de bloqueos regionales anestésicos, accesos guiados para cirugías obstetricias o vasculares, así como también prestaciones de diagnóstico para valoración pre y post quirúrgica cardiaca. 

 

El aporte de esta tecnología de última generación es de gran orgullo para la CURF ya que nos permite renovar nuestro compromiso en brindar un servicio de excelencia a quienes nos eligen y, a su vez, posicionarnos como institución referente en el país y el mundo.

 

Agradecemos especialmente a todos los que participaron desde los diferentes servicios de Cirugía, Bioingeniería y Compras en la incorporación de esta importante herramienta  para toda la comunidad.