¿Qué es el implante anticonceptivo subdérmico?

El implante subdérmico, también conocido como implante subcutáneo o transdérmico, es un método anticonceptivo a base de hormonas de larga duración y altamente efectivo. Consiste en un dispositivo compuesto por una varilla flexible del tamaño de un fósforo que se inserta debajo de la piel del brazo de la mujer liberando una hormona al torrente sanguíneo. Este método tiene una acción prolongada de 3 a 5 años, una efectividad del 99% y es reversible, es decir, en el caso de que la mujer desee concebir se retira el implante y 90% de las mujeres recupera la ovulación dentro de las 3 semanas posteriores al retiro del implante. Se lo debe colocar durante los primeros días de la menstruación o al suspender las pastillas anticonceptivas. 

EFECTOS
Los principales efectos que produce el implante son:
• Inhibe la ovulación.
• Actúa sobre el endometrio haciendo que este no adquiera el grosor normal que tiene en las fases del ciclo menstrual.
• Modifica el moco del cuello uterino haciéndolo más espeso y dificultando el paso de los espermatozoides. 

INDICACIONES
Tiene varias indicaciones: 
• Mujeres en edad reproductiva que desean una anticoncepción continua.
• Mujeres que presentan efectos colaterales con los anticonceptivos orales.
• Mujeres que se olvidan de la toma diaria de la píldora.
• Mujeres con enfermedades crónicas en las que su salud pudiese verse afectada por un embarazo. 

VENTAJAS
La ventaja con respecto a otros métodos anticonceptivos es que, además de ser el de mayor eficacia reportada - en Europa se lo utiliza hace más de 10 años - ésta no depende de la autoadministración de la mujer, como ocurre con la píldora sino que con el implante no puede haber error en su uso ni olvido. Otra de las ventajas que tiene este método es que se puede utilizar durante la lactancia materna previniendo el embarazo postparto inmediato. 

DESVENTAJAS
Algunas desventajas descriptas son: la irregularidad en las menstruaciones, ya que sólo contiene una hormona y por lo tanto las reglas suelen ser más irregulares; no protege contra las enfermedades de transmisión sexual; suelen producir un leve aumento de peso, acné, retención de líquidos y ocasionalmente jaquecas. En cualquiera de estas circunstancias se puede retirar el implante cuando uno lo desee. 

Dr. Roberto L. Claria Rabellini 
Jefe del Servicio de Ginecología y Obstetricia 
Clínica Universitaria Reina Fabiola.
MP: 11264/6 - ME:3045